jueves, 14 de junio de 2018

Tarta de manzana


Esta tarta es una versión de la tarta de manzana de la abuela. Versión sin gluten por lo tanto apta para celíacos, al utilizar quinoa en la base. 

 
La quinoa no es más que una semilla, pero con características únicas al poder consumirse como un cereal, por eso, la llamamos también pseudocereal. Como tal, la quinoa provee la mayor parte de sus calorías en forma de hidratos complejos, pero también aporta cerca de 16 gramos de proteínas por cada 100 gramos y ofrece alrededor de 6 gramos de grasas en igual cantidad de alimento. 

Si comparamos la quinoa con la mayor parte de los cereales, ésta contiene muchas más proteínas y grasas, aunque éstas últimas son en su mayoría insaturadas, destacándose la presencia de ácidos omega 6 y omega 3. Respecto al aporte calórico, la quinoa es semejante o levemente superior a un cereal, pues contiene menor cantidad de hidratos. 

Asimismo, debemos destacar su alto aporte de fibra, ya que puede alcanzar los 15 gramos por cada 100 gramos, siendo en su mayoría, fibra de tipo insoluble como poseen característicamente las semillas. 

Si nos referimos a los micronutrientes, en la quinoa destaca el contenido de potasio, magnesio, calcio, fósforo, hierro y zinc entre los minerales, mientras que también ofrece vitaminas del complejo B en cantidades apreciables y vitamina E con función antioxidante. 

La quinoa al poder emplearse como un cereal, es especialmente beneficiosa en la dieta de personas celíacas, ya que no contiene gluten. 

Asimismo, por su alto contenido en fibra y su mayor aporte proteico respecto a los cereales, la quinoa tiene un bajo índice glucémico, lo que la vuelve ideal para personas con diabetes o que desean adelgazar comiendo sano. 

También es de gran ayuda para controlar los niveles de colesterol en sangre, ya que su fibra y sus lípidos insaturados favorecen el perfil lipídico en el organismo. 

Por supuesto, también contribuye a revertir el estreñimiento dado su alto contenido de fibra insoluble, y puede ser de gran utilidad en la dieta de personas vegetarianas, ya que posee una elevada proporción de proteínas y también, es buena fuente de hierro de origen vegetal. 

Para el deportista puede ser un alimento muy valioso, semejante a la avena, dada la presencia de buenos minerales, de hidratos complejos y proteínas. 

Para comenzar a utilizar la quinoa es importante hacer un lavado previo de las semillas, frotando las mismas suavemente con las manos, bajo el agua, de manera que se quite la capa de saponinas que recubre las semillas y que de quedarse allí, aportaría un sabor amargo. 

Debemos tener cuidado dada la pequeñez de la semilla, podemos hacer esta operación sobre un tamiz. No debemos remojar, sino lavar y enjuagar repetidas veces, yo lo hago unas tres o cuatro veces bajo el grifo de agua, desechando el agua en cada lavado. 


Ingredientes: 

150 gr de quinoa 
Zumo de manzana ecológico 
2 cucharadas soperas colmadas de semillas de lino 
10 dátiles meedjool sin hueso 
150 gr de leche vegetal 
3 o 4 manzanas reinetas 


Preparación: 

Dejar activado del día anterior las semillas de lino, cubriéndolas con 6 o 7 cucharadas de agua, deja también los dátiles en remojo para que se hidraten (simplemente cúbrelos con agua). 

Cuece la quinoa tal y como indica el envase en el zumo de manzana, lavándola previamente muy bien para eliminar la saponina. Cuécela con dos veces y media de zumo de manzana ecológico hasta que se quede sin líquido la olla (más menos 20 minutos). 

Precalienta el horno a 180ºC. Muele las semillas de lino en una trituradora (sin retirar el agua) y mezcla con la quinoa hasta conseguir una mezcla homogénea. La función de las semillas de lino en esta receta es la misma que harían los huevos, de hecho, yo le llamo el huevo de lino. También serviría moler en seco el lino antes de remojarlo, así el tiempo de remojo se reduce. 

Engrasa con unas gotas de aceite de oliva un molde desmontable y reparte la quinoa por toda la base subiendo un poco por los bordes, haciendo un poco de pared. Es importante que el grosor no sea más que medio centímetro y que el alto del borde sea un centímetro aproximadamente. Mete en el horno 20 minutos. 

Tritura los dátiles con la leche vegetal hasta conseguir una crema homogénea y parte las manzanas en gajos finos. Vierte la crema sobre la base y coloca, en forma de espiral empezando desde fuera los gajos de manzana, espolvorea con canela y hornea otros 20 minutos, espera a que enfríe para desmoldar. No te preocupes si la base antes de hornear se desmenuza un poco, es normal, termina de "cuajar" en el horno por la acción de las semillas de lino, un fantástico sustituto del huevo. 




Espero que te guste y que la disfrutes.


"El primero en disculparse es el más valiente. El primero en perdonar es el más fuerte. Y el primero en olvidar es el más feliz"- autor desconocido por mi.




martes, 29 de mayo de 2018

Ensalada de col y remolacha

La fermentación de los alimentos es un proceso sencillo, seguro y natural, que aporta probióticos, microorganismos vivos que cuidan y regeneran la flora intestinal.

Desde la antigüedad se ha utilizado este procedimiento para conservar los alimentos y para sanar molestias digestivas y estomacales. 

El fermento más conocido son las aceitunas, pero seguro que también conoces el chucrut, el miso, ....

Hay fermentos largos (aquí tienes una receta) y fermentos cortos como esta ensalada que hoy vamos a preparar utilizando el método del prensado consiguiendo un fermento en su propio jugo.

El prensado es un “tipo de cocción” que en nuestra cultura no es muy conocido. Con este tipo de cocinado conseguimos que los alimentos se queden crujientes y un ligero sabor más dulce. Convertiremos el alimento un poco más Yin así que nos enfriará. Con todo esto que ya sabemos, lo debemos utilizar en épocas cálidas como la primavera o el verano. 

Cuáles son los beneficios de verdura prensada? Los siguientes:

- En primer lugar enriquecemos nuestra cocina con otra forma de preparar las verduras. 
- El prensado supone una forma suave de cocinado que permite que la verdura prensada sea más digestiva que la cruda.
- El tiempo de reposo permite a la verdura empezar procesos de fermentación que favorecerán nuestra digestión y contribuirán a mejorar nuestra flora intestinal.
- La presencia de la ensalada prensada en nuestro menú compensará otros alimentos más pesados como podrían ser las harinas y los productos de origen animal.
- Esta forma de preparar las ensaladas es ideal para quien sufre de gases y quiere seguir tomando verduras, pues los gases que provoca son menores que con la verdura cruda.
- También es recomendable para quien tiene un exceso de líquidos, ya que la verdura previamente prensada ha expulsado parte de su contenido en agua.

Ingredientes:

1/3 de col 
1 remolacha cruda
2 zanahorias
1 cebolla
1 rodaja de jengibre fresco
zumo de medio limón
sal marina sin refinar
un puñadito de pasas sultanas 

Elaboración

Cortamos finamente la col, como si la afeitáramos con un cuchillo muy afilado o con una mandolina, y cortamos en juliana la cebolla. Rallamos las zanahorias y la remolacha cruda. Lo colocamos todo en un bol y echamos la sal marina. 

Mezclamos todos los ingredientes apretando, masajeando muy bien con las manos hasta notar que sacamos el agua de las verduras y se genera un caldito. 
En este punto ya podemos consumir la ensalada, añadiendo para ello el zumo de limón, el jengibre recién rallado y las pasas.

Pero también podemos prolongar la fermentación prensando las verduras de 1 a 3 horas con una prensadora o colocando un plato encima con dos kilos de peso (paquetes de arroz, garbanzos...) para que haga presión. Transcurrido el tiempo de prensado escurrimos el líquido resultante de la verdura prensada y añadimos el zumo de limón, el jengibre y las pasas y lista para tomar.

En esta ocasión hemos consumido la ensalada sin prensar tanto tiempo, y estaba deliciosa.

Has hecho alguna ensalada así? te ha gustado? a nosotros nos encantan los fermentos y de esta forma puedes ir introduciéndolos en tu dieta. Aquí te dejo otra receta de otra ensalada prensida por si te animas a probar. Ya me cuentas ....





"Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar".- Dalai Lama



miércoles, 23 de mayo de 2018

La dieta como un estilo de vida


Durante los últimos años, muchas personas en todo el mundo se han sumado a la cocina vegetariana, una cocina que te cambia, cambia tu salud y cambia la percepción que tienes del mundo. 

Cuando incorporé este cambio en mi vida observé como cambió mi vida y mi visión de las cosas ya que a través de la cocina vegetal amplié mi visión del mundo. 

Si eres de los que creen qué llevar una dieta vegetariana solo repercute en uno mismo, te invito a leer estos motivos por las cuales puedes intentar cambiar de hábitos y probar la cocina vegetal. 

-Puede mejorar tu salud. Una alimentación vegetal equilibrada reducirá tóxicos, grasas saturadas e inundará tu organismo de micronutrientes y fibra. Es una herramienta extraordinaria para mejorar tu salud y bienestar. 

-Mejoras el uso del agua a nivel planetario. Por cada kilo de carne roja producida se necesitan unos 100.000 litros de agua. Mientras que para 1kg de patatas tan solo se requieren 500 litros (Estudio de la Universidad de Cornell). Esto quiere decir que una dieta vegetariana mejoraría los recursos hídricos del planeta. A esto habría que sumarle que el agua que pasa por las granjas se transforma en agua contaminada que va a parar en último término al mar y a las aguas subterráneas. 

-Frenas el cambio climático. Según estudios se determina que si optásemos por una dieta vegetariana o vegana podríamos reducir las emisiones de CO2 entre un 29% y 70%. La emisión directa de metano por parte de las granjas es la principal fuente de gases de efecto invernadero en el planeta, y que este es mucho más agresivo que el dióxido de carbono, concretamente 23 veces más. 

-Reduces la contaminación del agua subterránea. Los residuos de las granjas no siempre son recogidos por sistemas de canalización de agua para ser tratados, cuando llueve la mayor parte de estos residuos corren libremente por la tierra contaminando el terreno y los cauces fluviales, por supuesto también las valiosas aguas subterráneas. Las granjas producen una grandísima cantidad de excrementos: Una sola vaca lechera produciría 54,4kg de heces húmedas al día. 

-Contribuyes a mejorar la vida de los animales. Detrás de las granjas se esconden auténticas tragedias, cada producto de origen animal que está presente en el supermercado, representa la historia de un animal que ha sido torturado durante toda su vida y privado de sus necesidades más básicas. El veganismo supondría la eliminación del sufrimiento extremo y desmesurado al que se somete a millones de animales cada día. 

-Reducirás drásticamente la deforestación. Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el planeta es la eliminación de bosques y la ausencia de tierras salvajes. La producción de ganado supone no solo necesitar más cantidad de tierras para su cría sino una mayor necesidad de cereales para la realización de piensos. Imagina que el 90% de la producción total de soja es empleada para la producción de alimento para el ganado. 
-Aumentas tu grado de consciencia y controlas tu vida. Según mi experiencia, no solo cambia tu forma de cocinar y de nutrirte, sino que amplías la visión del mundo. Tal vez cuando decides cambiar de alimentación, lo haces por motivos personales, inquietud o mejorar su salud, pero añades razones, ganas consciencia. Llevar una dieta vegana, supone ser más consciente, leer cada producto que entra en la cesta de la compra y alejarse por tanto de la compra impulsiva, cada acto es reflexionado y se mejora la conexión con nosotros mismos. Adquieres un mayor control de tu vida. 

-Mejor equilibrio de recursos a nivel mundial. Como vimos en puntos anteriores, la producción de carne requiere mucha cantidad de agua y una gran cantidad de cereales para fabricar los compuestos con los que se alimenta el ganado. Aunque el problema de la pobreza es mucho más amplio que la ausencia de recursos. Si se emplearán alimentaciones a base de vegetales, habría recursos para todos los seres humanos del planeta: Para obtener 1kg de carne de ternera, necesitamos 16kg de granos, y alimentaríamos a 2 personas, mientras que con esos 16kg de granos podríamos dar de comer a 20 personas. 

-Frenas la contaminación marina. Una de las fuentes de contaminación del agua es la producción del ganado, pero además los tipos de pesca industrial y la eliminación de espacios naturales como los corales, provoca que ya grandes espacios de mundo submarino estén sin vida, y no sean más que un lodazal submarino deshabitado. Una alimentación vegetal ralentizaría la destrucción del fondo marino. 

-Amplias la riqueza gastronómica. Aprender nuevas recetas, utilizar nuevos ingredientes, experimentar en la cocina…. Eso es crear, es jugar con tu energía y cocinar con amor un plato libre de sufrimiento animal. 

Posiblemente, no sientas que éstos sean motivos suficientes para cambiar de estilo de vida… no pasa nada. Los cambios se dan cuando estamos preparados para ellos y cuando somos capaces de integrarlos de por vida, cuando se convierten en una manera de vivir y de sentir. Eso es lo que tenemos que conseguir, sentir lo que nos gusta hacer… y hacerlo, disfrutando del camino y la vida. 



“El único cambio imposible de realizar, es el que uno mismo no quiere hacer”