martes, 8 de enero de 2019

Sopa de miso, el mejor caldo depurativo

Para ayudar a nuestro cuerpo a depurar no es necesario hacer dietas extremas o dietas basadas en unos pocos ingredientes (desequilibradas). 

En mi opinión la clave está en volver a la comida sencilla y nutritiva, en la que estén presentes todos los nutrientes y esté equilibrada a nivel energético, adaptándose a las necesidades de cada uno y a nuestros hábitos diarios. Por supuesto, que si incluimos alimentos que tienen un efecto depurativo, la depuración será más efectiva. 

Muchas veces tenemos la creencia de que para depurar es necesario introducir súper alimentos, complementos o alimentos muy diferentes a los que están en nuestro día a día.

Pero tan solo realizando pequeños cambios en nuestros hábitos, es suficiente. Por ejemplo, dentro de lo que sea posible, elimina alimentos procesados, envasados, harinas, frituras, azúcar, carne, lácteos, alcohol, disminuye la cantidad de aceite en general en tus comidas…. Y añade una gran cantidad de verduras cocinadas ligeramente, cereales, legumbres, algas, fermentos y semillas. Haz la prueba!

Una receta que ayuda a limpiar el organismo, activar el metabolismo y eliminar grasas es este caldo fácil de preparar, con la combinación de los poderes depurativos de los vegetales con sus componentes antioxidantes, y que es ideal para activar el metabolismo y para eliminar grasas y toxinas que impiden que consigamos nuestro peso ideal. 

Utilizaremos como ingrediente el nabo, y si puede ser daikon, mejor que mejor. El daikon es una verdura muy versátil en la cocina. Se puede tomar crudo en ensalada, escaldado, al vapor… o podemos prepararlo al horno con otras verduras de raíz, o estofado a fuego lento, todo depende del efecto que queramos que tenga. Tiene el poder de limpiar, refrescar, y fortalecer el organismo y se transforma en función de su preparación. Por ejemplo, los beneficios de comerlo crudo o rallado ayuda en la digestión de las grasas de los fritos. El daikon cocido, es más profundamente nutritivo. Si lo compras seco, asegúrate de que su color no es oscuro pues esto demostraría que ya lleva tiempo en el paquete, su color ha de ser amarillo-dorado. 

Otro ingrediente importante es el apio, ya que estimula las funciones hepáticas, por ello nunca debería de faltarnos en un caldo depurativo.

Ingredientes: 

1 puerro o cebolla 
1 zanahoria
1 tallo de apio 
1 nabo (si puede ser daikon) 
1 tira finita de alga kombu 
1 cucharada de miso (para más información sobre el miso visita este post)

Procedimiento

Lava, pela (si no son ecológicas) y corta los ingredientes en cuadrados pequeños y cuécelos en 2 litros de agua durante 20-30 minutos a fuego medio. 

Cuando lo vayamos a tomar, añadir a nuestra ración una cucharadita de miso. El miso se deshace en caldo caliente, no debe hervir. 

Podemos beber el caldo y aprovechar las verduras como acompañamiento de cereal (arroz integral). O podemos tomar el caldo con las verduras al mismo tiempo. 

Esta sopa la podemos tomar como entrante, acompañando a una crema de arroz con gomasio de toping y hojas verdes escaldadas. Masticándolo todo muy bien, si puede ser 40-50 veces cada bocado. Y para picar entre horas, podemos comer estas bolitas de arroz que están deliciosas.

Que aproveche!!!




"Deberás soltar la vida que tenías planeada, para poder recibir a la vida que te está esperando"- Joseph Campbell



martes, 4 de diciembre de 2018

Turrón de tahini

Se acercan fechas navideñas y con ellas el delicioso turrón .... y por qué no hacértelo tú mismo?. Es muy sencillo y rápido de hacer y así le pones lo que más te gusta.

Ésta es la receta básica, la puedes personalizar a tu gusto añadiendo los frutos secos que más te gusten, como pistachos troceados, almendras, coco, avellanas, etc...

Los ingredientes básicos son un buen chocolate negro de calidad y ecológico, con un porcentaje de cacao del 80% como mínimo (así tiene menos azúcar) y el tahini (o cualquier otra pasta de frutos secos, cacahuetes, almendras, avellanas ...)

El tahini o tahín es una pasta deliciosa de semillas de sésamo. Es un alimento rico en proteínas vegetales, (para elevar y completar dicho poder proteínico, se debe mezclar con todo tipo de legumbre). A un mismo tiempo, el tahini hace un importante aporte de oligoelementos y minerales indispensables, tales como el hierro y el calcio, acompañados del magnesio y el fósforo, sin dejar fuera al zinc. Está compuesto en una gran proporción de vitaminas del grupo o complejo B, donde destacan la B6 y la B12. Es un excelente protector óseo ante los padecimientos relacionados con las deficiencias por densidad ósea y otras enfermedades relacionadas con la fragilidad y debilidad de los huesos. Es un antitóxico muy recomendado, ya que contiene fitoesteroles, que actúan en los organismos como controladores y reductores a nivel intestinal, ya que ejercen una acción de bloqueo en la absorción del colesterol. Contiene principalmente omega 6 y omega 9, muy necesarios para ciertas funciones que el organismo no puede sintetizar y que deberán entonces obtenerse por medio de distintas dietas. Vamos a la receta.

Ingredientes
150 gr chocolate del 80-85% 
100 gr de tahini 
10 gr de aceite de coco puro 

Preparación 
Poner el aceite de coco en un cazo al baño María junto al chocolate troceado a fuego lento, deshacer sin dejar de remover. Cuando esté totalmente derretido mezclarlo con el tahini. Verterlo en el molde, si no tenéis un molde, podéis usar cualquier recipiente rectangular y poner papel de film en el fondo para que sea más fácil desmoldarlo. Este turrón es mejor que lo hagáis con un molde de silicona (yo gasto este molde). Refrigerar en la nevera como mínimo 2-3 horas (aunque lo mejor es hacerlo de un día para otro).

Si queréis hacer el turrón con frutos secos, avellanas, almendras, anacardos, o fruta deshidratada, os recomiendo que hagáis el doble de cantidad, que añadáis la mitad de la mezcla en el molde de silicona, añadáis los frutos elegidos y completéis agregando el resto de mezcla.

Os animo a que os pongáis manos en la masa y luego lo degustéis con el mismo amor con el que lo habéis hecho.

P.D. Foto cortesía de El Rebost, del taller que hicimos el sábado pasado.


"La magia está en nuestras manos,
el amor en nuestros labios,
y la verdad en nuestros ojos"
J. Wailen

viernes, 28 de septiembre de 2018

Cuando uno hace lo que le gusta….

En la vida hay cosas que tienes que hacer, y luego están las cosas que haces con pasión y disfrutando al máximo. Descubrir las cosas que te apasionan es un camino, un conocerse y sentirse y tienes que buscar en tu interior y ver qué es lo que te absorbe tanto que no te importa dedicarle todo el tiempo del mundo.

Hay veces que nos obsesionamos con la búsqueda, hay veces que desistimos, pero si tiene que llegar, llega, y resulta que cuando menos te lo esperas te descubres disfrutando, amando, apreciando algo que vienes haciendo y te descubres sintiéndote feliz. 

Cuando uno hace lo que le gusta, se da cuenta, se nota, es algo que se siente en el corazón. Sientes que la felicidad reside en ti, se disfruta, la energía emana de ti y te retroalimenta, el agotamiento se muestra de otra manera, a medida que haces lo que te apasiona aprendes a hacerlo cada vez con más amor, con más pasión, con más corazón. 

Cuando haces lo que te gusta, estás SIENDO, es tu SER el que se manifiesta, y que mejor que dejarse fluir. No parece magia, lo es!!.

Sentirse realizado es el resultado de hacer lo que uno ama y siente, te sientes feliz contigo, con los demás, no hay problemas que no se puedan solucionar, todo es posible porque confías en que todo irá bien, y será lo que tenga que ser, y será lo mejor. Eres la mejor versión de ti, lo que haces, lo haces lo mejor que sabes. 

Descubrir lo que nos hace feliz es un proceso, en el que el autoconocimiento es una herramienta importarte, sentirse, escucharse, saber con qué cosas fluyes y te sientes cómoda y con cuales no, saber que no tenemos que comportarnos o vivir la vida como la vive el resto ayuda a ello, ser conscientes de que somos seres únicos e irrepetibles por lo tanto nuestra vida será como decidamos vivirla. 

Busca cuál es tu pasión. Y cuando la hayas encontrado, no dudes en perseguirla porque cuando hagas lo que ames tendrás claro en qué invertir tus energías y disfrutarás del camino que te lleva a conseguirlo. Y, sobre todo, estarás ilusionado y contagiarás esta ilusión a los que te rodean.


“Tu trabajo es descubrir tu trabajo y después entregarte a él con todo tu corazón.” Buddha